Red Española de Reservas de la BIOSFERA

 

Real Sitio de San Ildefonso - El EspinarReal Sitio de San Ildefonso - El Espinar

Naturaleza y ser humano han conformado este rincón privilegiado de la Vertiente Norte de la Sierra de Guadarrama que comprende los municipios del Real Sitio de San Ildefonso y El Espinar.

Situada en el Centro de la Península Ibérica, al sur de la Provincia de Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, la Reserva de la Biosfera del Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar se extiende desde las altas cumbres serranas, donde se alternan los escarpados roquedos, pastizales y matorrales montanos, pasando por las laderas tapizadas por los pinares, robledales y encinares, bosques de gran relevancia y trascendencia, llegando hasta las zonas de piedemonte, donde se desarrolla una importante actividad ganadera y se concentran los núcleos de población.

En la zona del Municipio del Real Sitio, la Reserva conforma una gran depresión en forma de circo, que se abre hacia el norte sobre las llanuras segovianas, quedando abrazada por sus flancos oriental y meridional, por las cotas más elevadas de la sierra de Guadarrama. En el Término Municipal de El Espinar el territorio se extiende hacia el Oeste desde su límite con el Real Sitio de San Ildefonso, bordeando la Sierra de la Mujer Muerta y limitando con la cordal de la Sierra de Guadarrama al sur. Se extiende hacia el norte, por la llanura de la meseta castellana. En la zona oeste, se cierra con las montañas que la separan de la provincia de Ávila.
 

PATRIMONIO NATURAL
La configuración montañosa del territorio y su orientación, junto a un régimen pluviométrico mayor que en los territorios contiguos, proporciona una gradación altitudinal completa de la vegetación en óptimo estado de conservación y una gran extensión de superficie forestal (aproximadamente 19.000 Has).

Dentro de las 35.414,50 Has que conforman el territorio están óptimamente representadas todas las formaciones vegetales de la vertiente N. de la Sierra de Guadarrama, dispuestas según las condiciones térmicas y pluviométricas que determinan las oroseries florísticas. Desde las superficies de cumbres con prados de pastos duros y formaciones de matorral rastrero adaptados a condiciones climáticas extremas, hasta las zonas aluviales con pastizales óptimos para el aprovechamiento ganadero, aparecen representadas todas las unidades intermedias.

Todo esto hace que la Reserva de Biosfera se constituya como un gran reservorio de fauna. En estos parajes se encuentran especies emblemáticas de la fauna peninsular, muchas de ellas catalogadas en peligro de extinción como el águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el buitre negro, la nutria, algunas especies de murciélagos y la posible existencia de pequeñas poblaciones de desmán del Pirineo. No obstante el grupo más numeroso es el de los insectos, entre los que destacan lepidópteros como la mariposa Isabelina y la mariposa de Apolo.

PATRIMONIO CULTURAL Y PAISAJE
En el territorio los paisajes están íntimamente ligados a la forma en la que sus habitantes han aprovechado los recursos naturales y que han definido la identidad del territorio y su cultura. Así, el uso ganadero ha dejado en el paisaje su impronta en forma de cañadas y cordeles por los que transitaban los ganados en busca de los frescos pastos serranos de verano y majadas donde se recogían pastores y ganados durante las noches de trashumancia. De la misma forma el territorio está surcado por un entramado de sendas o veredas, fruto del trasiego de hacheros y gabarreros, hoy recorridas por senderistas y amantes del bosque.

También ha dejado su huella en el paisaje oficios hoy desaparecidos en nuestros bosques como el que ejercía carboneros y canteros, así como el manejo inteligente del agua para riegos de jardines, huertas y su uso en la industria vidriera.

Un elemento importante en la configuración actual del paisaje de la Reserva de Biosfera es la presencia de los reyes Castellanos primero y Españoles después en una buena parte del territorio, que se tradujo en dos efectos notables, por un lado modificó la forma e intensidad de utilización de los recursos naturales en los Montes de Valsaín, lo que contribuyó sin duda a una mejor conservación, y por otro lado desarrolló un magnífico patrimonio histórico artístico. La mejor representación este patrimonio es el majestuoso Palacio Real de la Granja de San Ildefonso, con sus espléndidos Jardines y fuentes ornamentales.

Los restos del conjunto palaciego de Valsaín y un magnífico grupo de palacetes y edificios singulares en La Granja y El Espinar completan un patrimonio de gran belleza e incalculable valor.

SOCIOECONOMÍA DE LA RESERVA
La actividad económica se centra en la explotación forestal y transformación de la madera, conservación del medio ambiente y el Patrimonio, la educación ambiental y el Turismo, lo que junto con una importante Industria del Vidrio, introducida en tiempos de la Ilustración y consolidada con la actividad del Centro Nacional del Vidrio y la Multinacional SGD-La Granja, conforman un modelo de desarrollo compatible con el territorio. Existe también una importante actividad ganadera y de la Industria Alimentaria en el T.M de El Espinar.

"Reserva de Biosfera" añadirá además una marca de calidad añadida a todos los productos y servicios que se generen dentro del ámbito territorial como manera sostenible de entender el desarrollo económico de los municipios de la Reserva.

En la actualidad se está potenciando el sector primario, con la puesta en marcha de la Marca de Garantía "Judión de la Granja". Con este proyecto además de proteger un importante elemento del patrimonio gastronómico de la Reserva, se busca la creación de empleo y fijación de población en la Reserva, además mejorarán las infraestructuras necesarias para el cultivo y se podrán crear nuevas posibilidades empresariales ligadas a la industria de transformación. Así mismo el proyecto involucra a distintos sectores económicos, lo que permitirá dar mayor estabilidad a la producción y distribución del Judión de la Granja, garantizará su calidad diferenciada e incrementará su presencia en el mercado nacional.

CONTRIBUCIÓN DE LA RESERVA AL DESARROLLO SOSTENIBLE

Importancia de la conservación en la reserva de biosfera:
Los pilares de la conservación del patrimonio natural del territorio son la gestión que históricamente se ha venido haciendo de los Montes de Valsaín y en los montes de La Garganta y Aguas Vertientes y la importancia que en los instrumentos de planificación urbana se da a la recuperación, mantenimiento y mejora tanto del paisaje urbano así como la preservación del paisaje natural.
Además la diversidad biológica y el magnífico estado de conservación de los ecosistemas que conforman la Reserva se han visto recientemente garantizados con la declaración de gran parte del territorio como Parque Natural y Parque Nacional.

Desarrollo socio-económico sostenible:
En el ámbito de la Reserva de Biosfera, se han desarrollado modelos basados en los recursos propios. La configuración del territorio, su climatología y su situación estratégica han generado siempre un importante valor añadido.
En la actualidad se está potenciando el sector primario, con la puesta en marcha de la Marca de Garantía "Judión de la Granja".

La función logística de la reserva
Las características de la Reserva de Biosfera del Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar se prestan al desarrollo de estudios de investigación, educación y desarrollo. En la actualidad son muchos los estudios sobre el territorio promovidos desde distintas instituciones tanto internacionales como nacionales. La actividad educativa en la Reserva de Biosfera comprende todos los niveles de la educación formal, desde la educación infantil y primaria, la enseñanza secundaria, el bachillerato y la Universidad, con la presencia de la Universidad del Vidrio ubicada en el Centro Nacional del Vidrio. Así mismo en la Reserva de Biosfera se lleva a cabo una importante actividad relacionada con la educación ambiental y la formación en materias de medio ambiente.

USO PÚBLICO Y TURISMO
La Reserva de Biosfera del Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar genera sobrados recursos para sustentar y desarrollar distintas tipologías turísticas, con el consecuente efecto que esta actividad tiene en la dinamización económica del territorio. Así confluyen tanto turismo rural y de naturaleza, el turismo lingüístico, el turismo cultural, el turismo gastronómico y actualmente, el turismo de Congresos.
Por el territorio de la Reserva discurren innumerables sendas y caminos muy utilizados por montañeros y excursionistas. El territorio dispone de áreas recreativas como La Panera en el Municipio del Espinar y Boca del Asno, Los Asientos y El Robledo en los Montes de Valsaín. Existen también equipamientos como el Centro de Visitantes de la Boca del Asno que ayudan a comprender al visitante la rica naturaleza de la Reserva y la conciliación entre uso forestal y conservación del patrimonio natural y cultural. Así mismo se proponen a los paseantes diferentes ofertas de rutas autoguiadas o guiadas durante el verano. Toda esta oferta se complementa con las actividades del Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) cuyas instalaciones se asientan sobre terrenos del Monte Matas de Valsaín, en el Real Sitio de San Ildefonso.

+ Contenidos: Óscar Agraz Pascual, Técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso.

Real Sitio de San Ildefonso - El EspinarReal Sitio de San Ildefonso - El EspinarReal Sitio de San Ildefonso - El EspinarReal Sitio de San Ildefonso - El EspinarReal Sitio de San Ildefonso - El Espinar

 
 
© 2017 Red Española de Reservas de la BIOSFERA